no muestres debilidad

¿Cuántas veces has estado con la tentación de contar tus problemas? ¿Anunciar tus fracasos o inquietudes públicamente por las redes sociales? ¿O preguntar a gente anónima por algo que te ocurre y te frustra el día?

Y es que hoy en día el anonimato, usar un nick o poder rajar sin tener que abrir boca por distintos medios de comunicación digital. Han provocado que sea un altavoz fantástico para tus villanos, enemigos, gente sin pudor o directamente los llamados trolls que no tienen vida propia. Quizás incluso simplemente les guste humillar a otras personas para sentirse estos trolls algo menos miserables. Ya sabes la famosa expresión de “El clavo que sobresale siempre recibe un martillazo”.

Por eso si algo he aprendido este último año es el “porqué” de ciertas personas que siempre muestran una sonrisa allá donde vayan. No es que exageren o vayan de falsos. Es simplemente que ante las circunstancias que le rodea. Se ha dado cuenta de que es más positivo ir con una sonrisa que con el ceño puesto.

A tus rivales o enemigos les dará rabia verte feliz y a la gente que no tenga un buen día le animarás el día con una sonrisa. A mí todavía me cuesta muchísimo. Pero como os comento en el podcast antes entraba medio enfadad al gym por no verme a gusto con mi cuerpo. Hacía partícipe de que estaba cabreado con el mundo y con los de mi alrededor cuando no tenían nada que ver con mi problema.

Cuando plasmas tus cabreos, enfados, injusticias en cualquier medio escrito o visual. Eso llega a más gente de la que piensas y se percibe, te etiquetan como persona tóxica o de los malos rollos. Si algo no te gusta te aguantas o lo cambias. Y si te pica pues te rascas. Sé que es fácil de decir y difícil de ejecutar.

LEER  37. Ofertas de Empleo Modelado 3D

Por ello que la gente exitosa es aquella que le importa poco la opinión de los demás y encima no meten las narices en lo que haga o deje de hacer los demás. Solo se centra en sus sueños, metas y objetivos. Y si lo haces con una sonrisa date por felicitado.

Finalmente el día que te encuentres bien te acordarás de como pudiste sentirte tan mal o haber protestado tanto. Cuando al día siguiente siempre será otro día.

Si te ha gustado tienes otro capítulo hablando de no ser perfecionista igual te ayuda.

¡¡Y recuerda salir al mundo exterior!!